Una luz que se apaga

Hoy y siempre rechazamos enfáticamente, el cruel y vil asesinato de Ana Mercedes Bedoya González una mujer residente en el Barrio Girasoles 2 de la ciudadela Bonanza de Jamundí Valle del Cauca, siendo las 10: 00 pm el domingo 4 de agosto fue asesinada por su pareja “sentimental que sin mediar palabras la agrede con arma blanca y ella fallece en el centro médico”.

Ana Mercedes Bedoya González, una luz que es apagada por la intolerancia, irracionalidad y el no reconocimiento de que las mujeres son sujetos de derechos, libres y autónomos y que nada justifica la violencia ni el asesinato. Hoy se suma un feminicidio más, una mujer trabajadora que administraba un salón de belleza y madre de dos niñas de 10 y 13 años que quedan sin la figura materna tan determinante para el desarrollo de las diferentes etapas de la vida.

Frente a esto como Taller Abierto, acompañamos y apoyamos a sus familiares y la comunidad de la Ciudadela Bonanza, por eso ayer 7 agosto nos unimos a la marcha que recorrió parte de la ciudadela y termino en la casa Ana Mercedes, en compañía de mujeres y hombres que rechazamos el atroz hecho.  Así mismo debemos continuar en un fuerte trabajo mancomunado con las mujeres promotoras del proceso que se lleva allá, dirigido a la prevención, erradicación de todo tipo de violencias y empoderamiento de las mujeres como sujetos de derechos.

Hacemos un llamado a todas las entidades públicas y privadas como la Fiscalía, Comisarías de Familia, Centros médicos, Policía, Alcaldías en tener como prioridad a las mujeres para prevenir las violencias o feminicidios, así mismo que desarrollen programas hacia la prevención y el ejercicio de las leyes que cobijan y protegen a las mujeres en estos casos, al respecto esta la ley 1257 de 2008 la cual dicta normas de sensibilización, prevención y sanción de las formas de violencia.

El objetivo es erradicar todo tipo de violencia y no seguir aumentando las cifras ya que en lo corrido del 2019 han sido asesinadas 40 mujeres en el departamento del Valle del Cauca, “Las cifras nos dicen que el año pasado tuvimos cerca de 9 mil casos de maltrato. Ahí hablamos de feminicidios, homicidios, suicidios inducidos por un maltrato, maltrato físico, psicológico, patrimonial. Este año en lo que va ya suman 4 mil casos”, Mari luz Zuluaga, vicepresidente de la Asamblea.

A nivel nacional las cifras son alarmantes “Según Medicina Legal, entre enero de 2018 y el 20 de febrero pasado iban 1.080 asesinatos de mujeres. Y los otros indicadores crecieron así: 2.000 presuntos delitos sexuales más, 500 casos de violencia interpersonal y otros 500 de violencia intrafamiliar. En definitiva, hubo 122.000 casos de violencia contra la mujer”.

Estas cifras evidencian un grave problema sociocultural y más a un el déficit del Estado Colombiano en velar y proteger a las mujeres, las cifras lo están demostrando año tras año que van aumentan. Frente a esta realidad debemos tener sororidad, unión, apoyo y no ser indiferentes ni naturalizar las violencias contra las mujeres, solo así podemos ir gestando semillas de cambios socioculturales y determinante un arduo trabajo con los hombres.